Inicio de sesión

CAPTCHA
Resuelve la tarea:
Fill in the blank
5 envíos / 0 nuevos
Último envío
nuria
Imagen de nuria
El Servicio Mal Entendido

Un Maestro espiritual dice, por ejemplo: "Hay que colaborar con nuestra comunidad, integrarse, servirles, ser ejemplos..." El Maestro está hablando genéricamente y del ideal. Está recordando una parte de la meta, contando anécdotas del camino espiritual. Explicando que tenemos que contribuir a que el mundo mejore, ser parte de él, del cambio. Ser un ejemplo. Nos estimula...

 

¿Y qué ocurre entonces?

 

Que todos sus discípulos de repente se vuelcan en actividades sociales "Hay que contribuir a la comunidad. Hay que integrarse en la comunidad" Se repiten y repiten una y otra vez a sí mismos y a los demás. "Para crecer hay que servir a los demás"

 

Y no sólo buscan cualquier hueco, momento u oportunidad para hacerlo sintiéndose culpables y mal cuando pasan períodos de tiempo sin hacerlo o no les queda dinero para ello, sino que además, se vuelven completamente intransigentes e intolerantes ante todo aquel discípulo que no lo haga, calificándolo prácticamente de "hereje", empezando a criticarle, rechazarle, culpabilizarle, atemorizarle, insistir y persistir en que cambie de actitud, etc.

 

Y mientras se vuelcan en ese servicio a la sociedad frenético o no frenético, la madre enferma del discípulo es atendido por alguien con quien no se siente igual de cómoda o confiada. O desatendida...

 

Los hijos lloran en silencio la falta de atención de sus padres hacia ellos, normalmente algo agobiados o estresados por el "trabajo extra" que ahora tienen con el servicio a la comunidad. O se sienten molestos por no tener dinero para ir a clases particulares de dibujo, por ejemplo. O ya abandonados o medio abandonados, los hijos empiezan a dirigir sus pasos por el "mal camino", acumulando agresividad, rencor, incomprensión y falta de respeto dentro de ellos.

 

Las parejas se sienten no queridas o rechazadas, celosas o en un segundo lugar dentro de las prioridades de sus compañer@s. Y no sólo se sienten relegadas a un segundo plano, sino que además suelen sentirse forzadas a hacer el servicio a la comunidad que hace su compañer@ porque sino, no "le ve el pelo", apenas tienen tiempo para compartir o se sienten criticados o inferiores "Tienes el corazón cerrado, ábrelo" "Lo siento, pero lo prioritario es mi crecimiento personal y espiritual. Tienes que esforzarte más por seguir mi ritmo o dejarme libre para que pueda volcarme en lo realmente importante de mi vida" Y así, 100.000 historias más...

 

¿Y cuál es la conclusión? ¿Qué ha ocurrido?

 

Que tras comentar, decir o reincidir un Maestro espiritual: "Hay que servir a los demás" "Tenemos que integrarnos en la comunidad" "Colaboremos con la comunidad" (o "Meditemos" o cualquier otra cosa), sus discípulos, medio ciegos por aquello que yo llamo una nueva moda, se han puesto una escafandra limitando su visión al frente. Para que entendáis lo que digo, poneros una mano abierta a la izquierda de vuestros ojos y la otra a la derecha, rozando con el canto de ambas manos vuestra cara mientras juntáis las puntas de los dedos de ambas y sus muñecas. Una vez hecho esto, mirad al frente a través de ellas y encontraréis el simbolismo físico que yo encuentro a la usual actitud de muchos discípulos ante un dicho de su Maestro espiritual.

 

Y tras hacer esto (dejarnos llevar por esa "nueva moda" espiritual), sucede que nos encontramos con madres, hijos, parejas y demás que lloran a escondidas o en silencio, que se sienten dolidos en sus corazones, relegados, apartados, celosos, culpables o "inferiores" por sentir celos o sentimientos de rabia, dolor, abandono, competencia hacia la gente con la que comparte su tiempo o actividad social el discípulo, etc.

 

¿Y qué pasa mientras tanto con el discípulo?

 

Que su frustración y angustia crece por momentos sin además ser consciente mínimamente de ello, apartándose cada vez más de Dios en vez de acercarse a él, limitando su consciencia (visión) a sólo una porción en vez de ampliarla más y más cada vez mientras comienza a clamar internamente, a chillar a los mil vientos: "¡Maestro! ¿Acaso no me ves? ¿Es que no me ves? Hago todo lo que me pides y aquí estoy todavía, sufriendo una y otra vez. Por favor, elévame, hazme tuya, empléame. Permíteme entrar en tu reino, llegar de una vez..." "Hago todo lo que me pides y a cambio, sigo llorando internamente, inestable. Y para colmo, cada vez tengo más problemas económicos, de pareja, familiares, con mis hijos, etc. Sé que son pruebas y que he de aceptar y tolerar todo lo que me traigas pero... ¿Ya vale, no?" "Maestro, soy tuya, me entrego a ti ¡Mírame! Te he dado prioridad, estoy dejando todo a cambio de ti. Sólo te miro a ti. Sólo vivo y soy para ti ¡Quiéreme! ¡Acógeme!"

 

Y, menos mal que los Maestros son Maestros y su Amor verdadero, comprensión, paciencia y entregas son infinitos, porque si no, nos pegaría una bofetada para espabilarnos mientras nos diría: "¿Qué dices? ¿Y además tienes la desfachatez de decir que vives para mí, que haces todo lo que haces por mí? ¿Acaso te he pedido yo que traumes a tu hijo, que rompas el corazón de tu compañer@, que no cumplas con tus padres o que te arruines económicamente? ¡Fíjate todo lo que has hecho! ¡La de trabajo que me has dado! ¡Ahora voy a tener que reparar yo todos tus errores! ¿Qué ha ocurrido con lo de servir a la comunidad a través de tus padres, pareja, hijos,...? Y luego, para más remate, me preguntas además que por qué no creces espiritualmente, que por qué a pesar de todo lo que haces y todas las horas que me dedicas no creces espiritualmente o no llegas a la meta ¡Pero mira a tu derredor! Has sembrado un campo de minas, has quemado el terreno ¿Y de veras te crees que te has ganado la iluminación? Mira, mira a tu derredor... ¿Eres tú el que sueña con un mundo mejor? ¿Crees que así lo estás mejorando?

Anda, ve, repara todo lo que has estropeado y luego vuelve nuevamente a mí pues te estaré esperando con los brazos completamente abiertos"

 

(Dedicado a todos los que se vuelcan en su camino espiritual y crecimiento personal entendiendo éste como lo entienden...)

Si te gusta lo que lees y ves en esta web, dóname algo, porfi. Me sacará una gran sonrisa. Para ello pincha aquí. ¡Te necesito! GRACIAS

Arantxa
Me ha encantado este texto,

Me ha encantado este texto, Nuria, muchas gracias y un beso

nuria
Imagen de nuria
Agradecimiento

Me alegro, Arantxa ¿Quién no ha caído en esta trampa del ego espiritual una y otra vez a lo largo de su caminar?

angel

Si te gusta lo que lees y ves en esta web, dóname algo, porfi. Me sacará una gran sonrisa. Para ello pincha aquí. ¡Te necesito! GRACIAS

Koldo Sever
El Servicio Mal Entendido

Bien de completo acuerdo Nuria, nuestra comunidad comienza en lo más cercano a nosotros,nuestra pareja,hijos,padres,familia,amigos, vecinos...

Yo creo que eso lo tenemos todos muy claro, ¿quizás a veces lo olvidamos?, pienso que de ser así muy accidentalmente, igual peco de ingenuo pero creo que son los menos los que cometen la insensatez de entregarse antes al de fuera que al cercano. El servicio, el vicio del ser, empieza en nosotros, las personas cercanas y luego vienen los demás, los que lo necesitan.

Eso con o sin las palabras de un Maestro.

Koldo Sever

nuria
Imagen de nuria
Olvido o distracción

Bueno, más que olvidarnos yo creo que lo que ocurre es que nos dejamos llevar por aquello que nos produce una mayor satisfacción. Y al ego "no controlado" le gusta mucho más hacer cosas con un logro reconocido externamente que sin él. Es decir, en la actualidad se suele obtener más prestigio social si ayudas a sobrevivir a alguien de otro país que a alguien del tuyo. A una persona que no conoces, que a una que conoces, etc. Como si fuera más difícil si es así cuando es exactamente al revés. Para el orgullo, es mucho más difícil aprender a ser humilde con tu pareja, por ejemplo, que con el "panadero"....

Y créeme Koldo, la mayoría de las personas que siguen un camino espiritual o religioso, actúan como comento en el post.

Y esa actitud de la que hablo, se puede extender a muchas más cosas. ¿Qué ocurre si en el post, en vez de poner "Servicio a la Comunidad" pongo "Meditación", por ejemplo?

¿Por qué la espiritualidad profunda y verdadera no se esparce más y más? ¿Cuántos años lleva la humanidad intentándolo?

Si al seguir un camino espiritual no fuésemos aplastando y machacando ciertos corazones que nos encontrásemos en el paso, otro gallo cantaría...

Y sí, así es, con o sin las palabras de un Maestro... La cuestión es cómo empleamos sus palabras. Grandes horrores de la humanidad se han cometido y se cometen en nombre de Dios. También actualmente, en nuestras casas, familias, comunidades... En Su nombre, todo vale. Toda actuación está justificada aparentemente por un bien mayor. ¡Puf!

Si te gusta lo que lees y ves en esta web, dóname algo, porfi. Me sacará una gran sonrisa. Para ello pincha aquí. ¡Te necesito! GRACIAS