Inicio de sesión

CAPTCHA
Resuelve la tarea:
Fill in the blank
7 envíos / 0 nuevos
Último envío
Amaia
Imponer las cosas a tus hijos.

He leído tu artículo sobre cómo educar en libertad. Me ha parecido bastante interesante y certero, pero creo que hay muchos casos en los que no siempre dan los resultados esperados, por así decirlo.
Muchas veces, al ponerle unos límites a los niños, o negarles/prohibirles ciertas cosas, lo que se acaba consiguiendo es más rebeldía y desobediencia por parte de estos.
Conozco a muchas familias que lo único que han conseguido al hacer esto ha sido que sus hijos hagan las cosas a escondidas, sin poder contarle "nada" a sus padres, pedirles su opinión o consejo, por miedo. Ya sea de ser castigados, regañados, "rechazados" o cosas por el estilo.
Por mucho que le hayan explicado a sus hijos que tales cosas lo único que van a hacer es dañarles o perjudicarles, y les hayan expuesto el porqué, se lo han prohibido después, y de esta manera los niños han optado por acabar haciendo las cosas sin que sus padres lo sepan, de manera que todos estén "felices".
Me pregunto si sería más factible y eficaz exponerles las razones por las que no se quiere que hagan "x"s cosas, pero darles a ellos la posibilidad de elegir. Asegurándoles que siempre pueden contar contigo para cualquier cosa o problema, sea el que sea.
Quizás de esta manera no tengan tanto miedo de pedir consejo, o ayuda cuando sea necesario. Y aunque puede que hagan cosas que no estén dentro del estilo de vida que tú esperas para ellos, al menos siempre te lo contarán y podrás seguir aconsejándoles y tratar poco a poco de que ellos mismos se den cuenta de que se equivocan.
A su vez, quizás haya menos "ego de poder", ya que ellos serán los que elijan al fin y al cabo (O al menos eso es lo que pensarán). Porque en muchos casos también he visto que los niños (sobre todo al llegar a la adolescencia), hacen algo por el simple hecho de que se lo han prohibido: "¿Qué no me dejas hacer esto? Pues ahora tengo más razones por las que querer hacerlo".
En cambio, si ven que tú les dejas elegir a ellos, pero que al hacer "x" cosas te están decepcionando y también se están perjudicando a si mismos, se sentirán peor y se lo pensarán dos veces antes.

¿Qué opinas respecto a esto? ¿Crees que estoy equivocada? Me encantaría saber tu opinión y algún consejo que me puedas dar. ¡Un saludo! :)

Elena Rosenthal
Rebeldía

Hola: este tema en estos tiempos es digno de ser considerado y para ser peleado y batallado por todos.
La juventud viene mucho mas despierta de lo que fuimos nosotros a su edad, eso es fabuloso, pero requiere por parte de los padres docentes y adultos en general, una ubicación adecuada para poderlos conducir y orientar.
A mi humilde modo de ver ya una vez grandes, adolescentes no se les puede imponer las cosas, ellos consideran por naturaleza que ya lo saben solos. Calculo que el diálogo ayuda a compartir ideas, posturas, actitudes, experiencias. Pero nunca a modo de sermones, son rotundamente rechazados. Si uno habla desde el fondo de su corazón, con la mejor intención siendo un exponente de que: hago lo que digo, o he hecho lo que te cuento; he podido darme cuenta con ello o he cosechado a través de, o disculpándose por no haber sabido como proceder en determinadas oportunidades por ... ( no nos olvidemos que cada uno viene con su mochila y nadie puede ponerse en los zapatos del otro) pero a través de... he aprendido o logrado... pero en ese tiempo no sabía o podía... entonces se puede llegar a ellos.
Por otra parte se puede hacer ver como grupos o diversos movimientos o en la historia misma han pasado por circunstancias semejantes y como las distintas causas trajeros diferentes efectos y haciendo hincapié de que cada cual es responsable de lo que piensa, dice y hace (hay películas que tratan diversos temas que pueden servir para dialogar). Demostrándoles que siempre se puede contar con la ayuda y el cariño incondicional de uno.
También es fabuloso que conozcan otras realidades difíciles (personas enfermas, juventud con problemas de droga dicción en centros de recuperación, niños huérfanos, etc e impulsarlos a tratar de ser una ayuda, compañía...) Eso les permite valorar también.
Muchas veces los chicos se encuentran con padres que aún no han logrado encausar su propio rumbo y terminan queriendo competir con la juventud. Es un tema "peliagudo", pero siempre se está a tiempo para encausar y tener buenas compañías que den mayor contención.
Calculo que no se le pueden pedir peras al olmo, ni exigir lo que uno no ha sido o logrado. Pero las historias no hacen falta que se repitan, a veces se quiere lograr lo opuesto de lo que han vivido para no repetirlo en sus propias vidas.La vida enseña y muchas veces los golpes despiertan. Uno como madre o padre busca protegerlos, pero a veces aunque nos duela es la manera.
Siempre hay salida y si uno como padre ha dado lo mejor de si, con las mejores intenciones, calculo que se debe permanecer tranquilos, expectantes, siempre cerca si a uno lo necesitan, pero cada cual hace su propia experiencia que es parte del libre albedrío.

nuria
Imagen de nuria
Ay Elena, Elena...

Ay Elena, Elena...

Leyendo tus certeras palabras hace que todo parezca muy simple. Y en realidad lo es, aunque también es muy complicado...

La frustracción e impotancia en los padres puede llegar muy hondo en el corazón cuando observan que sus hijos escuchan más a ciertos amigos de estos que a sus propios padres con su experiencia, conocimiento y corazón más o menos abierto... Y, curiosamente, lo usual es que para colmo, escuchen con ahinco a aquellos amigos que tienen una consciencia menos desarrollada y amplia que la de sus hijos o con muchísimos más problemas psicológicos que ellos. La morbosidad de la mente humana y el "contagio" de los malos pensamientos y actitudes muy fácilmente pierden los límites, por desgracia...

En momentos así, yo sólo me aferro a eso de: "Ok. Si no me quieren escuchar a mí, no les quedará más remedio que escuchar de forma amplificada a la vida. Les guste o no van a tener que aprender la lección" Y eso, aunque triste, me consuela. Confiando en que cuando la vida les fuerce a aprender algo que anteriormente no han aceptado aprender de un modo más suave, la semilla de cierto carácter y valores inculcados florezca con todo su vigor y fortaleza. Ya sé que es mejor que el agua de riego sea la armonía, el amor y la alegría pero su propio derecho a la vida les da también el derecho a escoger el camino de la armonía o de la desarmonía, de la alegría o del dolor, del amor o del desamor, en cada cosa que hagan, piensen o sientan...

Y algo en lo que estoy muy, MUY de acuerdo contigo es en lo de:

(...)
"También es fabuloso que conozcan otras realidades difíciles (personas enfermas, juventud con problemas de droga dicción en centros de recuperación, niños huérfanos, etc e impulsarlos a tratar de ser una ayuda, compañía...) Eso les permite valorar también."
(...)

Si no, los egos centran la atención sólo en cosas tontas como: "Pero a mi amigo X le dejan quedarse hasta tal hora" o "Pero a mi amiga Y la permiten vestirse o actuar de tal modo" etc, etc, etc, perdiendo con ello la visión global de lo que tienen mientras se centran en lo que consideran negativo en vez de en lo positivo.

Además, el entrar en contacto con otras realidades difíciles les estimula la apertura del corazón, la auto confianza, la formación del carácter, la tolerancia y a respetar más a sus padres y a la gente adulta.

Si te gusta lo que lees y ves en esta web, dóname algo, porfi. Me sacará una gran sonrisa. Para ello pincha aquí. ¡Te necesito! GRACIAS

nuria
Imagen de nuria
Comentario escrito en Facebook por una mujer llamada Cris

He leído el comentario de Amaia, no estoy de acuerdo obviamente.

Cuando un padre/ madre, impone, IMPONE y si no da marcha atrás, los resultados, son buenos. Ahora si duda, si actúa sin convicción, sin responsabilidad, sin criterio, bueno, en ese caso, ya no sé...

Y luego, veo muy difícil que a cierta edad, hasta digamos los 16? 17? tu hijo haga algo y tú no lo sepas. Si eres buen padre/madre y lo ejerces, vigilas sus amistades, sabes dónde y con quién está, siempre te enteras y tu hijo además te cuenta, siempre, te lo aseguro, pues sabe que te enterarás de todos modos y siempre es mejor que sea él/ ella quien te lo cuente.

Lo digo por propia experiencia y a mis hijos con los suyos hoy, les pasa así, cada uno habla por lo que tiene, no es fácil, es trabajo diario y tiempo completo, por más que trabajes fuera, eso nada impide eh? pero bien lo vale...

He visto y veo a padres que dan "libertad" a sus hijos para eludir responsabilidad y ahorrar tiempo y luego les va peor (y acaban detrás de niñetos de 30 años a los que siguen manteniendo y otros menesteres....) la libertad se va ganando con el tiempo y a medida de la responsabilidad, ambas van de la mano...eso creo... luego, cada cual con su manual...

Si te gusta lo que lees y ves en esta web, dóname algo, porfi. Me sacará una gran sonrisa. Para ello pincha aquí. ¡Te necesito! GRACIAS

nuria
Imagen de nuria
Imposicion o Libre eleccion

Amaia, me alegra te haya parecido interesante mi artículo "Educar en Libertad" ( http://www.nuriaaragoncastro.com/content/educar-en-libertad-%C2%BFqu%C3%... ) Y, especialmente, el poder ver y sentir en tus líneas que es un tema sobre el que has reflexionado mucho.

Por supuesto, claro que veo lo que comentas, la postura que expones. Hay tantos casos así...

 

Los hijos desde la más temprana edad, ven y observan todas nuestras reacciones, todo lo que hacemos. Somos un ejemplo para ellos. Y si nosotros o alguno de los dos padres en su vida privada no actúa abierta y sinceramente, no muestra en sinceridad lo que hace, siente y piensa; si quiere dar una imagen de "buena madre", "buen padre", "buena esposa", "buen compañero", "triunfad@r", etc., en vez de ser sincero 100% en todo momento, lamentablemente los hijos acaban actuando de una forma muy similar pues nuestros actos calan muy hondo en el subconsciente de ellos. Y así de simple aprendemos a actuar de forma enfermiza y contraria al amor y a la felicidad.

 

Yo creo que esto es lo primero que tendríamos que ver en esos casos de rebeldía, de actuar a escondidas, sin sinceridad o cerrados a la otra persona que comentas. (Por cierto, yo también conozco a muchas familias con esos problemas y yo misma lo tuve en mi adolescencia)

 

Por supuesto el actuar cuando educamos con presión, castigo o represión no es para nada una buena respuesta pero una u otra vez los hijos necesitan una frontera. De hecho, incluso me atrevo a decir que casi todo lo que hacen lo hacen para ver dónde está la frontera. Tanto con los padres (educación), como con los estudios, los amigos, el deporte, la música, la imagen, el sexo, la sociedad, el alcohol, las películas -un buen ejemplo son las de miedo- etc.

 

Entonces, en estos casos, es posible que lo mejor ante estas situaciones sea una respuesta fuerte y contundente para terminar la eterna búsqueda del límite respecto a ese tema, permitiendo de este modo que el niño pueda seguir creciendo en consciencia en vez de quedarse enfrascado en un tema. Permitiendo que deje una dirección concreta para que pueda moverse en todo un espacio. Algo que suele dar a la larga una sensación de libertad. También para que se entrenen y aprendan sobre el respeto pues al imponerte en ese punto concreto, el respeto viene automáticamente; sea por miedo o por entendimiento, da igual. El caso es que viene.

Una persona que en su infancia no ha aprendido a respetar, tendrá muchas más posibilidades a que de adulto esté limitado en amistades, sea expulsado en diversos trabajos, pase por bastantes parejas de forma traumática, sea infiel, agresivo o adicto a algo, tenga una enfermedad más o menos crónica, etc., etc., etc.

 

Respecto a lo que comentas casi al final de "(...) En cambio, si ven que tú les dejas elegir a ellos, pero que al hacer "x" cosas te están decepcionando y también se están perjudicando a si mismos, se sentirán peor y se lo pensarán dos veces antes (...)" te pregunto: ¿No crees que eso puede provocar un sentimiento de culpa en ellos? ¿Que es otra forma de actuar infringiendo miedo con la intención de buscar una reacción? ¿Una forma de manipular sin plena sinceridad? Yo creo que eso transmite el mensaje subliminal de "Nosotros somos los buenos y ellos los malos que han hecho algo que nos ha hecho daño o decepcionado" cuando en realidad, si uno se siente mal NUNCA es por lo que el otro ha hecho sino por nuestra forma de interpretar, entender o aceptar las cosas.

 

Considero que el ofrecer o el tener sentimiento de culpa es una de las cosas que más daño hace a la humanidad, separando a las personas hasta crear todo tipo de guerras, rivalidades o cerrazón. Todo lo contrario a la que creo es nuestra meta, no como padres, educadores o niños, sino como personas: el ser felices y entender y amar abiertamente a todos.

 

También te diré que en esos supuestos que pones es claro que los niños no han entendido las explicaciones de los padres. En mi artículo incido sobre este tema:

"(...) Entrenándonos con la comunicación hasta que capten el mensaje de que todo límite, toda decisión impuesta la haces, la hacéis, por el bien de todos, por el bien de la armonía comunal o familiar, por beneficio para nuestros hijos, no para nuestro propio beneficio ni para nuestra comodidad ni liberación o alivio de nuestros miedos.(...)"

 

Si los niños no piensan que sus padres quieren lo mejor para ellos, que son "buenos", es porque claramente hay algo erróneo en el pensamiento y sentimiento de dichos niños. Y nosotros, como padres, deberíamos de dar la máxima prioridad a aclarar y limpiar este problema antes de que dañe tremendamente no sólo nuestra relación con nuestros hijos sino también la psique de ellos. ¿Mi consejo aquí? Ofrecerles un sistema educativo y de vida con mayor fuerza interior, con más filosofía, con más ética y por supuesto, desarrollar más estos aspectos en nosotros mismos.

 

La rebeldía es normal, natural. Inherente en el ser humano. Está siempre en la naturaleza humana. Pero es nuestro deber como padres darles a nuestros hijos el sentimiento de que no somos sus enemigos. Y de que no estamos "demasiado" chapados a la antigua. Hemos de aprender a hablar en su lenguaje, en su forma o nivel de entendimiento, en su igual... Regalarles el sentimiento de compañerismo, de que les entendemos... Todo niño ha de tener respeto a sus padres si queremos crezca como un adulto "sano".

Sólo nosotros, los padres (los dos) somos responsables de ello.

 

PD.- Si hablo en masculino es por una forma de comodidad del lenguaje pero me refiero tanto a masculino como a femenino. A padres como a madres. A niños como a niñas.

 

Si te gusta lo que lees y ves en esta web, dóname algo, porfi. Me sacará una gran sonrisa. Para ello pincha aquí. ¡Te necesito! GRACIAS

Elena Rosenthal
Educar en libertad

Hola: Me gustan mucho las reflexiones que han vertido, como docente retirada de más de 23 años de servicio y madre. Puedo contarles mi experiencia al respecto.
He visto que el ejemplo, el cariño sincero, el ocuparse, no el mero preocuparse y el criterio de metas y valores son puntos claves en este asunto.
En nuestra generación se ha visto que la falta de una meta interior o como decirlo mejor, la falta de un objetivo que de el sentido y permita vislumbrar las razones a lo que se vive individualmente y colectivamente, ha provocado todo lo que se manifiesta. Se ha confundido el vivir con el acumular, se pone en primer y único lugar a la individualidad y no al bien común conjunto. Pero todo esto hay que entenderlo que es propio del crecimiento de la humanidad, las experiencias de ensayo -error; que alguna vez van a ser acopiadas y superadas.

Como madre siempre puse en primer lugar el diálogo marcando límites, pero razonados viendo los pro y los contra, analizando las posibles consecuencias y desde luego si condecían con lo que como ideal de vida había electo. Viviendo lo que decía y no contra diciéndome en lo que hacía, decía y marcaba. Desde luego que en las distintas edades de los niños se cambian los modos y las maneras ya que los alcances del razonamiento son distintos. Ahora ya son de 21 y 19 años, entienden el concepto o la ley de causa- efecto. Eso les permite ser coherentes consigo mismos, mantiene sus principios por propia elección y comparten con los demás respetando las distintas individualidades, formas de pensar, pero sin perder su concepción propia, ya que fue y es forjada por ellos mismos sin imposiciones pero si con el ejemplo, el análisis, la comprensión y compartiendo siempre lo que acontece. Teniendo el apoyo, la ayuda total, pero que no excluye la propia responsabilidad de su proceder.
Como docente he observado que la única manera de conducirme y ser útil a los niños fue haber conseguido siempre un puente afectivo con todos, que los conceptos curriculares impartidos son importantes para darles una forma de inserción el la sociedad, pero, no son el objetivo en si mismo sino un medio y herramienta para poder cubrir la necesidad interior de todos que siempre fue y es encontrarle un sentido al vivir a las contradicciones que muchos de ellos vivían entre lo que en sus realidades de vida familiar les tocó experimentar y lo que ellos veían y sentían como correcto y no lo que tenían. Creo que esa es la raíz de la rebeldía individual y colectiva. A mi me fue útil el diálogo con los chicos y los padres, a veces se podía hacer ver las cosas y lograr cambios en las diversas "realidades", otras veces no tanto, pero se sentían contenidos por el docente y muchos venían a mi casa y un granito de arena se pudo dar y la semilla quedó en ellos y en mas de una oportunidad he visto que ha brotado ya de más grandes. El respeto al prójimo, el mantener sus valores, ver las consecuencias de los modos de vida que se eligen antes de jugarse por las decisiones que se adoptan.
Hay tanto que aprender y cambiar primero en uno mismo antes de que surja en los demás. Todos los cambios primeramente son internos y nada podemos dar si antes no fueron conquistados y mantenidos en uno mismo.

nuria
Imagen de nuria
Wow

Wow, Elena. Me gusta mucho, muchísimo tu aportación. Gracias por ponerla aquí. Por cierto, BIENVENIDA.

Tu comentario respecto a la raíz de toda rebeldía individual o colectiva me ha gustado especialmente. Invita a reflexionar... Por ello, voy a sacar el tema en cuestión en un foro a parte titulado "Rebeldía". Genial si comentas allí también...

Por desgracia, existen muchas familias cuya relación entre los padres y los hijos no han conseguido "enderezarla" a tiempo, antes de que estos tengan entre 15 y 20 años y muestren dicha rebeldía con agresividad y gran falta de respeto. La pregunta que surge aquí es el ¿Cómo actuar en estos casos? Está claro que el diálogo es crucial pero... ¿Cómo llegar a uno fructífero cuando la relación ya está dañada?

Os invito a dar vuestras propuestas prácticas. Seguro que muchas familias os lo agradecerán.

Si te gusta lo que lees y ves en esta web, dóname algo, porfi. Me sacará una gran sonrisa. Para ello pincha aquí. ¡Te necesito! GRACIAS