Inicio de sesión

CAPTCHA
Resuelve la tarea:
Fill in the blank
3 envíos / 0 nuevos
Último envío
nuria
Imagen de nuria
De lo Sagrado en el Trabajo

Ésta es una reflexión podríamos llamarla Zen, sobre las posibles consecuencias de nuestra actitud cuando trabajamos aunque me parece aplicable a todo momento.

Es un artículo que escribí en Abril del 2004 para Portal Dorado. Me lo he encontrado por ahí y he pensado ¿Por qué no ponerlo? Con amor, deseo os inspire: (El lenguaje es occidental y cristiano, propio de una cultura católica pero sustituible por cualquier otra palabra o concepto similar de otra cultura o religión)

Estando aquí en Creta, Grecia, sentía estos días el inmenso amor que la divinidad me profesa al ofrecerme una labor tan bella como la que está ofreciendome: el permitirme asistir a la llegada de una nueva alma con la que seguramente ya he compartido muchas vidas y el ofreceme la posibilidad de ayudar a pintar frescos de representaciones bíblicas en una Iglesia Ortodoxa.                                     

Ciertamente soy una ofortunada de la vida y el sentimiento de estar realizando algo sagrado me colma inmensamente. Ahora bien, una vez he reflexionado más profundamente sobre mis sensaciones, descubro, siento, que ni mi vida ni mi labor son más sagradas por lo que realizo, sino que todo, absolutamente todo, puede ser, es, sagrado y bello. Tan sólo hace falta tomar consciencia de su transfondo.

Lo sagrado no es el pintar iconos gigantescos en techos y paredes, sino el sentir que el Poder Maestro (el Poder Supremo, el Espíritu Santo, la Fuerza Universal o como queráis llamarlo) mueve tu  mano plasmándose en todas las imágenes de tal modo, que el que las observe sea "pescado" y empiece a desear la unicidad para con el Todo desde ese momento.

Igualmente, lo sagrado no es recoger a un recién nacido con tus manos, sino saber sentir que tus manos "no son tuyas" y que ese recién nacido no es un "recién nacido" mientras sientes la complicidad de la divinidad con esa alma, con las demás y con el Todo. Al igual que sabes que si piensas en Dios mientras trabajas, durante ese primer cruce de miradas con el bebé de seguro le trasmitirás un profundo anhelo de búsqueda de fusión consciente y contínua con la divinidad.

Por ello, lo más valioso no es lo que se hace sino el cómo se hace. La divinidad se haya presente en absolutamente todo, es inherente a nosotros y a todo. Por ello, estas reflexiones son un llamamiento a lo sagrado. A permitirnos vivir lo sagrado en el trabajo y en todo lo que hagamos.        

Es un llamamiento a permitirnos ser almas que ocupan un cuerpo físico y que sienten y actuan como tales, irradiando su divinidad mientras transmutan el derredor con su mero estar. Permitámonos pues sacralizar el trabajo, tomar consciencia y sentir que no somos nosotros quienes hacemos, sino el Poder Maestro a través de nosotros, el Amor por amor a sí mismo.

Permítamonos tomar consciencia y sentir que si mientras trabajamos enfocamos nuestra mente en pensamientos elevados -divinos-, todo aquel que tenga contacto con la labor que realicemos elevará el pensamiento y comenzará a forjarar un fuerte anhelo de fusión consciente y constante con la divinidad.

Si te gusta lo que lees y ves en esta web, dóname algo, porfi. Me sacará una gran sonrisa. Para ello pincha aquí. ¡Te necesito! GRACIAS

Daruma
Imagen de Daruma
Así es

Así es y creo también que si uno está plenamente presente en la acción, no somos nosotros los que actuamos, sino que es es Espíritu que actúa a través de nosotros. Y también como se dice en el taoísmo: "actuar sin actuar" (Wu Wei)
Con Amor
D.

nuria
Imagen de nuria
Totalmente de acuerdo

Totalmente de acuerdo

yes

Si te gusta lo que lees y ves en esta web, dóname algo, porfi. Me sacará una gran sonrisa. Para ello pincha aquí. ¡Te necesito! GRACIAS